Danielside

informática softwarelibre divagaciones música

Compost casero en garrafa

Cuando en mi ciudad pusieron contenedores para desperdicios orgánicos me pareció una buena idea. Pero al poco tiempo me surgieron las dudas de si eso se estaba realizando bien ¿Se estará realmente llevando del cubo de la comunidad al del Ayuntamiento? ¿Lo estará realmente separando el camión de la basura? ¿Se llevará realmente a una planta de compostaje?

Siempre había querido intentar aprovechar todos los restos de fruta y verdura, pero todo lo que encontraba era para realizar compost a lo grande en el jardín con contenedores de 300 litros.

Decidí intentarlo en una garrafa. Supuse que el proceso debería producirse de manera similar. Y el resultado es muy bueno. Ahora ya no genero prácticamente basura orgánica y además tengo abono para las plantas a un coste cercano a 0. Veamos.

Lo primero es procurarse una garrafa de 5L y hacerle muchos agujeros, porque el aire tiene que circular.

Hay que trabajar siempre estrechamente con el Departamento de Calidad

Se le hacen con un cutter agujeros abajo y por los lados. Cuantos más mejor.

Ahora hay que ir intercalando capas para simular lo que ocurre en la naturaleza. Primero una capa de tierra:

Vale cualquier sustrato barato o tierra pobre que tengas por ahí.

Ahora ponemos una capa de restos vegetales. Yo utilizo:

  • Restos de fruta y verdura (restos de piel, etc).
  • Cáscaras de huevo.
  • Café y Té (no demasiado, que no acidifique).
  • Cartón del papel higiénico (el cartón o papel que se use no debe tener tintas).
  • Servilletas usadas.

Cuanto más triturado y recortado todo, mejor:

Kiwi, manzana, ciruela y cáscara de huevo. Lo voy acumulando en algún bote para luego soltarlo aquí

Ahora viene una capa de “verde” o de “marrón”. El verde pueden ser restos de poda de otras plantas. El marrón pueden ser hojas secas de árboles que recojas por la calle. En este ejemplo he puesto uno de cada. Para esta capa el verde:

Y volvemos a empezar: capa de tierra, capa orgánica, capa verde/marrón:

Más sustrato encima de la capa verde…
…Berenjena, patata y restos de avena molida…
… Y la capa de hojas secas.

Más detalles:

  • Finaliza siempre con una capa de tierra.
  • Hay que humedecerlo un poco (aproximadamente medio vaso de agua). Ve revisando periódicamente para que no se seque.
  • En verano irá más rápido.
  • Se debe tapar para que no se vaya la humedad. Puedes utilizar la parte que cortaste de la garrafa.
  • Removerlo todo una vez a la semana.

¿Y como sé si va la cosa bien? Es muy fácil. Si tienes un contenedor de basura orgánica, habrás notado que a los pocos días huele muy mal. Con este proceso todo lo contrario: huele exactamente igual que la tierra húmeda de un bosque. Se ponen los microorganismos ahí a hacer lo suyo y el invento “huele a campo”. Así sabrás si está bien. Aquí os dejo una foto de uno un poco más avanzado (dos semanas) en los que ya los restos orgánicos han ido desapareciendo. Además, presenta más humedad que la que tenía de partida, porque el agua es uno de los subproductos de la reacción:

Compost de unas dos semanas que huele a campo

Con este sencillo proceso no generamos residuos y además obtenemos abono a un coste que es prácticamente cero. No necesita energía. De hecho se considera un proceso que produce energía (reacción exotérmica). Aquí os dejo una explicación de lo que ocurre: http://www.maestrocompostador.es/compostaje/compostaje.html.


Archivado en categoría(s) Cultivo, Ecologismo

Enlace permanente



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.