Danielside

informática softwarelibre divagaciones música

TODO el software debe ser libre

Estamos viendo las consecuencias, no demasiado negativas para las personas de forma directa, pero sí para el medio ambiente, de que no todo el software sea libre. Un conocido fabricante de vehículos tiene en el mercado millones de vehículos con el software “trucado” para no revelar el verdadero índice de emisiones contaminantes. ¿Habría pasado si un software tan importante como es el que se instala en nuestros coches fuera libre y estuviera disponible? Digamos que habría menos posibilidades.

La batalla que libró Richard Stallman a principios de los 80 y durante los 90, lamentablemente no fue más que el principio, ya que el software ahora está en todo y antes solo estaba en los servidores y en los ordenadores personales. Este de los coches es solo un ejemplo más. No es el más grave que atente directamente contra nuestra seguridad, porque recientemente se han visto casos de coches sobre los que se puede tomar fácilmente el control debido a descuidos de seguridad y, por supuesto, que nunca se publican estos programas a los que confiamos nuestras vidas.

Para agravar el tema, la gran mayoría de programas que van en coches, televisiones, routers, etc. INCUMPLEN la licencia GPL. La incumplen porque la gran mayoría llevan un núcleo de Linux dentro. El núcleo de Linux tiene licencia GPLv2 y no se puede distribuir un software que lo incluya sin publicar el software completo y liberarlo. El problema es que no hay recursos para luchar contra los Samsung, Comtrend, Wolskwagen o BMWs de este mundo, por citar muy pocos.

Es bastante significativo también el caso de Karen Sandler (https://en.wikipedia.org/wiki/Karen_Sandler), activista y directora de Software Freedom Conservancy. Ella tenía un problema de corazón y se le implantó un dispositivo que requería software propietario. Hasta que se preguntó si ese desfibrilador del que dependía directamente su vida había recibido todas las verificaciones y test de seguridad que se le suponen. Luchó contra viento y marea para conseguir tener acceso al código y no solo descubrió que llevaba los datos de identificación del paciente, si no que podía accederse a él de forma remota y que un dispositivo similar había sido alterado anteriormente sin el consentimiento médico: receta para el desastre.

La larga batalla que comenzó en 1983 con la creación de la FSF no ha hecho más que empezar. Cada día se irá viendo de forma más clara lo importante que es poder tener acceso a programas que regulan aspectos críticos que nos afectan: el coche, los dispositivos médicos y las máquinas de votación son algunos de los más importantes que se me ocurren. Lamentablemente, solo se va a ver lo importante que es cuando vayan ocurriendo desastres, pero bueno, es lo que pasa siempre.


Archivado en categoría(s) Divagaciones, GNU/Linux, Software Libre

Enlace permanente


  • victorhck dice:

    Hola!
    Gran artículo. También pensé en escribir sobre esto mismo…
    Ahora todo está interconectado, es lo más moderno. Los coches (por seguir con la industria automovilística) también. El software de emisión es un fraude en toda regla, que con software libre se podría haber minimizado (evitado).
    Pero… ¿Qué otro software llevan esos coches y que no conocemos nada? Me pregunto, si enviarán datos de kilometros hechos, recorridos realizados, y otros datos útiles para la empresa (soy muy paraonoico??)
    Han ocultado algo como lo de las emisiones, no ocultarán algo más? De existir ese software debería ser público y decidir por el propio usuario si quiere que se rastree su vida.

    Creo que esto del progreso es una gran patraña (otra más) de la que los mismos sacan gran partido a cambio de simples migajas…

    Salud!!

    1. daniel dice:

      Gracias victorhck 🙂
      No creo que en estos casos estés siendo demasiado paranoico, la realidad seguro que nos supera. Odio los coches conectados. Entre otras cosas, llevará a muchos más accidentes.
      Es una patraña como bien dices porque es un falso progreso, es una ilusión, y se razona con facilidad. Si todo el “progreso” que hemos tenido desde, pongamos, la revolución industrial, fuera para más felicidad humana: más compartir, más compasión ¿por qué seguimos viviendo de manera tan miserable? ¿por qué estamos tan mal? guerras, desigualdad, violencia… ese progreso científico y técnico que nos venden es uno de los mayores engaños.
      Y en cuanto a lo técnico, creo que por estas cosas soy cada vez más retro 😉

      ¡saludos!

  • ¡Magnífica publicación! como sigamos así, al final no vamos a estar tan alejados de “I, Robot” después de todo xD

    1. daniel dice:

      Es que yo creo que la realidad se ve en el cine “de ficción” de hollywood, y la “realidad” es una ficción 🙂


  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *