Danielside

informática softwarelibre divagaciones música

Perdiendo diversión y libertad en la Informática Personal

La “experiencia de usuario” por encima de todo se está imponiendo poco a poco en las decisiones de compra en informática personal, que están haciendo que la compra de de un dispositivo informático sea más una cuestión parecida a la compra de un electrodoméstico -fácil de usar, comportamiento esperable, bonito- que a la de un ordenador personal en el sentido tradicional.

Tampoco tengo nada en contra de que los ordenadores sean más fáciles de usar, pero pensemos que la progresiva ocultación del “cómo funciona” nos lleva a mentes más dóciles y menos dadas a la creación. Si no puedo saber como está hecho, qué componentes tiene -tanto a nivel hardware como software- o como interaccionan y si no puedo sustituir un componente, no me divierte ni tengo la posibilidad de exprimir al máximo la vida del aparato.

En palabras de Cory Doctorow, la guerra que viene es la guerra en la computación de propósito general [1]. La tendencia de las empresas grandes en este negocio, con los Gobiernos frotándose las manos, es que cada vez podamos meter menos mano en lo que está pasando dentro de un ordenador que, al fin y al cabo, es totalmente nuestro. Y se manifiesta desde dos vías diferentes:

  • La estrategia del “Trusted Computing” -que fracasó- que vuelve a la carga con el “Arranque Seguro” implementado mediante UEFI.
  • La más que moda de tablets y smartphones, que son dispositivos muy convenientes bajo determinadas circunstancias, pero que veo muy peligroso que se conviertan en nuestros únicos dispositivos informáticos, porque tienen restringidas las libertades incluso más que un PC con Windows. Además como veremos en el caso de las arquitecturas ARM enlazamos con el primer punto.

El Arranque Seguro o UEFI

Microsoft siempre ha tenido un ansia desmedida por controlar lo que se ejecuta en tu propio ordenador con la excusa de tu seguridad. Es posible que tenga un beneficio para tu seguridad pero mucho más para tu libertad.

UEFI [2] – Unified EFI es la fundación creada para desarrollar EFI –Extensible Firmware Interface o la Interfaz Extensible Firmware- y pretende ser un reemplazo de una vieja amiga, la BIOS. La parte que nos interesa de UEFI es la del arranque seguro. Se pretende que cada sistema operativo que se pueda ejecutar en tu ordenador venga firmado -de forma criptográfica- con unas claves proporcionadas por Microsoft y que tu firmware, en cada arranque, verifique esa firma y se niegue a ejecutarlo si no es correcta. Bien llevado este asunto se pretende que no se puedan ejecutar binarios no autorizados y por lo tanto protegerte de malware. Bien llevado…

El problema es que con este sistema pierdes el derecho de instalar sistemas GNU/Linux o cualquier otro, en definitiva cualquier otra cosa que no sea Windows, a no ser que pagues el impuesto revolucionario (como ya ha hecho Fedora) a Microsoft y te proporcione un hueco en su base de firmas para que los usuarios puedan instalar tu distribución de forma fácil.

En realidad UEFI no te obliga a nada de eso y el usuario final puede simplemente inhabilitarlo, que lo permite la especificación y tirar para delante con el SO que prefiera. Pero el ataque de Microsoft viene por dos vías diferentes:

  • Ante el lanzamiento de Windows 8 -por cierto un sistema más “tabletizado” que nunca- pretende que cualquier fabricante de PCs con arquitectura x86 que pretenda llevar el “Windows 8 Ready” no permita al usuario final inhabilitar directamente el arranque seguro, con lo cual se convierte en arranque restringido. Aun así todavía nada es definitivo en este aspecto, ya veremos [3].
    (y fuera de tema, me parece sarcástico que una empresa que nació gracias a que IBM permitió que se vendieran las máquinas por un lado y los SOs por otro, pretenda ahora involucionar y empaquetar máquina y sistema).
  • Lo que sí es seguro es que en dispositivos ARM [4] (aquí estamos hablando de todos los smartphones y todas las tablets y de bastantes equipos de sobremesa ligeros) Microsoft obligará a que los usuarios no puedan instalar absolutamente nada no Windows y lo hará evitando que puedan añadir nuevas firmas a la base de firmas y por otro lado impidiendo inhabilitar UEFI [5].

Microsoft nunca aprende. Después de enfrentarse a las sanciones anti-monopolio más grandes de la historia pretende de nuevo abusar de posición dominante. Esperemos que el intento de abuso sea tan grande que le salga el tiro por la culata. Y que quede claro que un ordenador no es una TV ni una cadena de sonido, es una máquina de propósito general y como tal debe permitir al usuario cambiar TODOS los programas que residen en ella para habituarla a sus necesidades.

Además parece que su estrategia de negocio va a ir más orientada cada vez a dispositivos táctiles, como lo demuestra el hecho de que Windows 8 venga por defecto en el escritorio táctil y que la última versión de Office, la 2013, será “la que se use con los dedos”. Si va por aquí, pretende o bien abandonar los PCs x86 o bien potenciar el segmento de los PCs de casa, pero con arquitectura ARM, al tiempo que se basa en tablets y smartphones.

Aquí en el tema de las arquitecturas ARM es donde enlazamos con el tema de los smartphones y las tablets.

Smartphones, tablets y clientes ligeros ARM

Los smartphones y tablets han hecho que me pueda llevar mis tareas a cualquier parte y que el movil sirva para algo más que para hablar, pero en cierto sentido, aunque Android es “más abierto” que los demás, todos terminan siendo un poco aburridos para usuarios avanzados. Son dispositivos en los que solo puedo instalarme programas desde determinadas fuentes (markets) y en los que no tengo permisos de administrador “por mi propia seguridad”. Y pensemos en que esto conlleva los problemas de que no me dejan instalar software de seguridad como antivirus o cortafuegos en un dispositivo que pasa mucho tiempo conectado a Internet. Que cada uno reflexione sobre lo que esto implica.

Mi HTC Wildfire está durando ya bastante tiempo. En su momento mi operador me abandonó, dejando de liberar actualizaciones, pese a que los nuevos Android iban perfectamente. Pero encontré el proyecto Cyanogen y ya llevo dos actualizaciones instaladas. Además de que va mucho más ligera que antes, estoy al día con los parches de seguridad y con las nuevas funcionalidades.

El hecho de que ya no tengamos ordenador sino tablet y smartphone me quita mucho: me quita en muchos casos un teclado y un ratón, me reduce mucho el universo de programas que puedo instalar, me quita el derecho a proteger mi propio dispositivo y mis propios datos, me quita el derecho de ampliar la potencia de mi equipo para usarlo durante más tiempo y no generar más basura electrónica, me quita el derecho de repararlo porque simplemente viene demasiado compacto, etc y me quita el derecho a trastear a no ser que tenga avanzados conocimientos de electrónica y mucho tiempo libre.

Y el problema será aun más grave cuando se vayan extendiendo las arquitecturas ARM al mundo de los ordenadores de sobremesa, que ya hay muchas marcas que los ofrecen. Se caracterizan por su pequeño tamaño, bajo consumo y ruido y por una potencia más que suficiente. Pero si para llevar Windows se necesita impedir que el usuario quite UEFI, ya la tenemos montada también en casa.

En definitiva, si te gusta ver lo que hay dentro de tu ordenador, si te gusta abrirlo para sustituir un componente, actualizar la CPU o ampliar la memoria, si te gusta ver como funcionan los sistemas operativos o tu programa favorito o te gusta cambiarlos, hacer copias de seguridad de forma fácil y quieres conservar tu derecho a instalar cualquier sistema operativo en cualquier momento, rechaza UEFI en versión Microsoft, busca tiendas que vendan ordenadores con Linux [6], montate tu propio equipo, elige tablets más libres [7] o elige smartphones que se puedan “rootear” e instalar sistemas alternativos como Cyanogen [8] y huye del logotipo de Windows Ready como de la peste negra.

Además, UEFI no sirve solo para restringir SOs ¿quien dice que en el futuro no lo podrián usar para restringir software libre que te instalar en tu sistema Windows. Pensad en la posibilidad de no tener manera de instalar VLC, Firefox, GIMP, Chrome, LibreOffice, etc. en vuestro ordenador Windows y empezad a temblar.

Referencias:

  1. Cory Doctorow: The Coming War On General Purpose Computation (con posibilidad de subtítulos)
  2. UEFI en Wikipedia
  3. FSF’s campaign on restricted boot
  4. Arquitectura ARM en Wikipedia
  5. Microsoft locks down ARM devices
  6. Tiendas de ordenadores con Linux:
    Linutop
    Garlach44, con Trisquel
    System76
  7. Vivaldi/Spark tablet
  8. Dispositivos que admiten Cyanogen

Y todo esto sin hablar de la nube, que esa es otra pata de la historia… se avecinan nubarrones.


Archivado en categoría(s) Divagaciones, GNU/Linux, Legal, Seguridad, Software Libre, Tecnología

Enlace permanente



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *