Me voy a mi nube (I)

Aunque pueda parecer oportunista debido a los casos recientes de obtención masiva de datos por parte del Gobierno, de las principales compañías de Internet (facebook, google, twitter, etc.) es algo que llevo madurando desde hace bastante más tiempo. Los eventos recientes me dan el impulso definitivo. Quiero tener el control de los programas que uso y de mis datos, pero por supuesto que no quiero renunciar a las ventajas de “la nube”.

Creo que vendemos muy barata nuestra privacidad. Qué duda cabe de que hay maravillosas aplicaciones muy ocurrentes ahí fuera (flickr, instagram, stumbleupon, blogger, etc.) pero nuestros datos en conjunto -no los de cada uno sino los de millones de personas- valen mucho más que la aplicacioncilla de turno que nos puedan ofrecer. En lugar de eso, prefiero pagar con dinero contante y sonante un servicio -cuando no sabes lo que vende una empresa, lo que vende eres TÚ- y tener el control de los datos así como de los procesos que operan sobre ellos. Así de paso, movemos un poco la economía, que no todo tiene porque ser gratis.

Así que podríamos empezar elaborando una serie de objetivos de servicios que hay que sustituir y ver como lo podríamos ir haciendo con proyectos libres. Lo que me gustaría tener es:

  • Correo electrónico con mi propio nombre de dominio y acceso webmail desde cualquier lugar.
  • Un servicio equivalente a Dropbox, con clientes de sincronización de archivos.
  • Un servicio equivalente a Google Docs.
  • Una plataforma de publicación para el blog.
  • Un cliente de chat.
  • Un lector RSS para acceder a los sitios que leo habitualmente desde cualquier lugar.
  • Calendario, con sincronización para dispositivos.
  • Plataformas multimedia para compartir imágenes y vídeos.

Esta decisión, como todas, tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Pero como considero que tiene muchas más ventajas y como no es lo mismo contarlo que vivirlo, voy a estar 21 días inst… ¡me voy a mi nube!

Los inconvenientes podrían ser:

  1. Ya no es gratis. Hay que pagar por un servidor.
  2. Te tienes que gestionar la seguridad del servidor tú mismo y estar siempre pendiente de las actualizaciones. Es decir, esto requiere conocimientos técnicos.
  3. Mucho más trabaja buscando, instalando y configurando software.

Y las ventajas:

  1. Las versiones del software son las que tú quieras cuando tú quieras -cada vez me parece más insoportable la interfaz modernita de gmail-
  2. Sabes a donde van y de donde vienen tus datos, donde se almacenan y como se tratan.
  3. Puedes elegir en qué país se tratan tus datos. Si eliges un proveedor de España, tu información nunca sale de España.
  4. Aprendizaje.
  5. No solo es para ti. Si sabes como configurarlo pero tus amigos o familiares no, puedes ofrecerles una cuenta en alguno de los servicios que instales.

El primer paso es la elección del espacio para tu nube. A grandes rasgos, se pueden contratar tres tipos de servicios:

  • Hosting. De utilidad limitada. Algunos programa sí se pueden instalar, pero cuando necesitas acceso root para poder ejecutar algunos comandos más avanzados o instalar librerías del sistema, ya no vale.
  • Housing. Comprar tu propio servidor físico y colocarlo en algún Centro de Proceso de Datos que te proporcione las condiciones adecuadas de conectividad, energía, refrigeración, etc. Muy caro, totalmente descartado.
  • Hosting VPS. Gracias a la maravillosa virtualización tenemos un híbrido entre los dos anteriores. Tienes a tu disposición una máquina virtual accesible por SSH en la que eres el administrador, pagando un precio mensual parecido a un hosting. Y esta es la mejor elección.

Los hay de muchos precios y variarán en capacidad y conectividad. Solo hay que buscar “hosting vps” y saldrá una larga lista. Por ahora yo estoy haciendo experimentos con EDIS que me ofrece una línea de servidores virtuales basados en OpenVZ localizados en Austria (mi cuenta facebook me ha chivado que están en Graz ;)). El básico son solo 5,99€/mes impuestos incluidos y eso te da 512Mb de RAM y 50Gb de disco duro, que no está nada mal. El problema que estoy viendo con esta línea es que la latencia no es demasiado buena y algunas veces hay desconexiones de la sesión SSH. Quizá cuando haya terminado de jugar me cambie a Axarnet que es una empresa española operando desde 1997 que tienen muy buenos precios de VPS no administrados. Aunque esta gente de EDIS también cuenta con una oferta de servidores localizados en España.

Decidido y contratado el hosting vps, sobre el que no voy a entrar en muchos más detalles, normalmente te darán la URL de un panel de administración donde podrás reiniciar la máquina y demás gestiones y donde podrás instalar el SO que prefieras. He optado por Debian 7 -que está calentito recién salido- versión 64bit porque estoy habituado a apt-get y demás compis, pero realmente puedes elegir el que más te guste. También te darán una IP y en la imagen del SO instalada habrán preconfigurado el servidor de SSH, así que abrimos un terminal (o usando Putty en Windows) y hacemos:

ssh root@IP

Tecleamos la contraseña y ya estamos en nuestro flamante servidor. El primer paso es dejarlo hecho un bastión inexpugnable. Un servidor en internet siempre estará expuesto pero siempre podemos minimizar los riesgos. Yo no soy experto en seguridad, pero he ido recopilando una serie de consejos aquí y allá para evitar casi todos los peligros.

La siguiente entrada de esta serie irá de configurar la seguridad del servidor, que será lo más aburrido para la mayoría -yo incluido- pero creedme que cuando estéis en producción no querréis que os revienten el servidor. Por ahora vamos con lo esencial. Un servidor recién instalado tiene software que actualizar, que son los parches que han ido saliendo desde que que se liberó la versión:

sudo apt-get update
sudo apt-get upgrade

Y por ahora lo dejamos así, en la siguiente entrada dejaremos el servidor bien fortalecido.

7 thoughts on “Me voy a mi nube (I)

  1. Muy interesante todo. No conocía ni EDIS ni Axarnet, pero les voy a echar un vistazo. Sí conozco OVH y Kemsirve, que no sé si los conoces.

    A la espera de la segunda parte me quedo.

    Saludos.

    1. Pues sí, los conocía, vamos no he trabajado con ellos ¿están bien?
      Por ahora Axarnet no se como irán, pero hay buenos comentarios. Y Edis me está yendo bien, el soporte responde rápido y tienen muy en cuenta la seguridad. La conexión por ssh hace cosas raras y algunas veces tiene mucha latencia, pero bueno los precios son increibles.
      ¡salud!

  2. Lo que no entiendo por qué Edis si quieres instalar BSD (modo KVM) te dan menos disco duro…si no, me lo habría pillado de cabeza.

    Lo de Linux lo considero.

    Saludos.

  3. Creo que no me expliqué muy bien.

    Cuando dije eso no me refería a ti. Instalar Debian está muy bien y me parece una opción muy válida (más que CentOS, pero es muy subjetivo).

    Mi novia y yo queremos montar algo pero en plan BSD. Y decía que las ofertas están muy bien, pero ofrecen una cantidad escasa de HDD. Y para tener una cantidad similar a lo que tienes en Debian, sube el precio.

    Espero haberte aclarado mi comentario.

    ¡Saludos!

    1. ¡ok! aclarado pues.
      De lo que he encontrado la verdad es que este precio está muy bien y en 1 mes y pico no me ha dado problemas y el servicio técnico ha respondido a la perfección cuando la he liado configurando el firewall ;)
      Espero que tengas suerte buscando algo adecuado para montarle un BDS ¡saludos!

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *