“Legislación” que viene: SOPA, PIPA, ACTA, COICA

Quería escribir esta entrada para ver si podía aclarar -incluido aclararme a mi mismo- las amenazas actuales contra la infraestructura de Internet. Para ello intentaré basarme en perspectivas no sensacionalistas de voces autorizadas. Esas voces autorizadas no incluyen al 99% de los/as periodistas, que se dedican a llenar líneas, divagar y crear titulares gordos

El reciente cierre de Megavideo, mal que pese a muchos, es insignificante comparado con el cambio profundo en la gestión que se puede producir en la infraestuctura de Internet, amenazando a la innovación en los servicios digitales.

Y esa es la verdadera amenaza: el freno a la innovación de empresarios emprendedores por que Internet deje de ser una red abierta, igualitaria, descentralizada y en la cual los políticos no meten las manos. Una red que ha funcionado perfectamente en manos privadadas, basada en el principio de mínima gestión centralizada, en la que todas las empresas que ponen los equipos de comunicación serios harán el máximo esfuerzo posible por mover el tráfico de otras empresas, porque esas otras harán el máximo esfuerzo posible por mover tu propia información.

Y así ha funcionado bien hasta que algunos eventos clave han llevado a endurecer el control político de la Red de Redes. Por un lado, con la excusa de la vigilancia de los terroristas, se quieren cerrar sitios web. Por otro, las necesidades de financiación de los gobiernos para guerritas y otros menesteres, hacen que un Congreso elegido por el pueblo deba doblegarse a los intereses de las multinacionales de los contenidos. El caso más sangrante en este aspecto es uno que suele pasar inadvertido: que cada vez que la duración del actual de la protección del copyright y las patentes va a liberar al dominio público ciertas obras (por ejemplo de Disney) las empresas presionan y consiguen que se aumente la duración de la protección, haciendo imposible que el Dominio Público siga creciendo.

Los frentes que tenemos abiertos son legislativos: SOPA y PIPA en el lado norteamericano, además de ACTA por el lado de la Unión Europea. Finalmente, la declaración de la Neutralidad de la Red.

ACTA

ACTA (Anti-Counterfeiting Trade Agreement o Acuerdo de Intercambio Anti-Falsificación) no es una ley debatida de forma democrática en la UE. Se trata más bien de un acuerdo negociado de forma secreta para obviar los Parlamentos y la Justicia en lo relativo a la represión en Internet. La esencia de ACTA es poner presión legal y monetaria en los proveedores de Internet (los Vodafones, Oranges, Telefonicas, etc.) de forma que se puedan tomar decisiones ejecutivas de revelar datos de los usuarios del servicio a los propietarios de los derechos de las obras presuntamente intercambiadas, sin ningún tipo de intervención judicial y sin el derecho a un juicio justo.

ACTA explota una vez más la falacia mítica de “la venta perdida” y “es igual que entrar una tienda y robar un CD”. Es un extremo que se refuta fácilmente. Entrar a una tienda a robar un CD implica que la tienda tiene un CD menos que vender y la pérdida es palpable. Descargar un contenido “protegido” en formato digital podría implicar que esa persona no comprara la obra original y se perdiera esa venta, pero en la mayor parte de los casos pasará algo de lo siguiente:

  • Le guste tanto que quiera tener la obra original y termine por comprarla
  • Le guste tanto que vaya a uno o dos conciertos, convenza a dos amigos de que el contenido es muy bueno y terminen comprando el original o yendo igualmente al concierto
  • En el futuro, compre para regalar obras de ese autor en la tienda
  • Haga campaña en Internet sobre lo bueno que es, la cual no hubiera hecho si no hubiera tenido acceso al contenido en primer lugar

Volviendo al tema de ACTA, es tremendamente anómalo porque pretende imponer sanciones criminales sobre el intercambio de contenidos protegidos, y encima dictadas por un acuerdo ¡nada que no sea una ley puede imponer sanciones ni tipificar delitos! Está en la Constitución Española y supongo que en muchas constituciones democráticas. ACTA es claramente inconstitucional, pero las multinacionales como Disney -¿porqué creeis que la campaña anti ACTA tiene ese logo?- son capaces de untar a los gobiernos para satisfacer sus intereses y los gobiernos, acuciados por sus “necesidades” de financiación, terminan aceptando.

ACTA ha sido firmado por Japón y miembros de la UE ya todavía puede ser parado por el Parlamento Europeo.

Referencias ACTA:

SOPA/PIPA

El DNS o sistema de nombres de dominio es aquel que permite que al acceder a una web no tengas que recordar una dirección numérica, sino solo un nombre, que puede ser más o menos fácil de recordar, pero eso es otra historia.

La Protect-IP Act -PIPA- es una iniciativa del Senado de Estados Unidos y la Stop Online Piracty Act -SOPA- es una iniciativa del Congreso (o The House, La Casa de Representantes).

Es la enésima manifestación del poder de las empresas de Big Media para presionar a Congreso y Senado para colar las leyes que a ellos les vienen bien. Esto no es una nota conspiranoica y tiene muy fácil explicación. En Estados Unidos no es ilegal que una empresa de dinero abiertamente a una candidatura política. Ahora bien, ese dinero puede ser desinteresado o como suele ser, interesado. Si un congresista o senador ve que puede cobrar un gran cheque para la próxima campaña a cambio de impulsar una ley determinada, el resto es fácil de adivinar. Esto provoca que un Congreso y Senado elegidos democráticamente legislen CONTRA quien los ha elegido.

La idea de PIPA es que los Big Media se han cansado de perseguir usuarios y ven que no tiene futuro y en su lugar van a cargar contra los proveedores de Internet y los buscadores. Lo que pretenden es poder intervenir en el DNS de manera que los intentos de los usuarios de acceder a determinadas páginas sean redirigidos o rechazados. En principio no estaría tan mal, pero plantea algunos problemas:

  • Aceptamos que es fácil cerrar sitios nocivos, pero también es fácil censurar sitios con opiniones políticas que a ellos les parecen nocivos.
  • Si alguien está cometiendo un delito, por ejemplo alojando pornografía infantil, la persecución debe ser judicial y con todas las garantías, no mediante este método expeditivo.
  • Si estos cambios han sido propulsados por los Big Media y ya hemos cedido derechos y libertades como la presunción de inocencia y el derecho a un juicio ¿qué impide que vuelvan a impulsar cambios para vetar los canales de distribucion de contenidos alternativos por streaming legales? Como dijo Richard Stallman, una vez has cedido una libertad, es muy probable que las cedas todas.

SOPA es la otra pata del negociete, porque mete -de nuevo- presión a los proveedores para que cierren sitios que no hacen lo suficiente para que se respeten las previsiones de PIPA, por ejemplo ofreciendo herramientas que permitan el acceso íntegro a Internet y no solo al coto vallado que se pretende imponer.

El escenario actual es que tanto SOPA como PIPA han sido paradas después de la presión aplicada sobre la Casa Blanca, pero ha vuelto bajo el nombre de…

COICA

Esta ley crearía una lista negra de dominios “sospechosos” bajo el control del gobierno y que les permite añadir sitios sin ninguna orden judicial. Yo no se a vosotros, pero a mi esto me suena a caza de brujas. Si no hay ningun tercer poder que puede justificar y apoyar que un sitio debe ser añadido a una lista negra, que en principio sería un juez, ¿quien garantiza que el sitio deba efectivamente ser añadido y que no tenga otro tipo de motivaciones?

Referencias SOPA/PIPA/COICA:

La Neutralidad de la Red

Como explicaba al principio, la neutralidad de la red se basa en que todas las compañías proveedoras de servicios de Internet, que son las que finalmente mueven los datos entre ellas para que todo el sistema funcione, si no siguen haciendolo como hasta ahora, peligra la innovación en Internet. Se basan en que cada bit de información que circula sea tratado con igualdad y entregado en su destino independientemente de donde provenga, ya sea de una gran corporación o de la tienda que vende naranjas por Internet

La neutralidad tiene una pata técnico-legal, que es legislar para garantizarla y que los proveedores no puedan discriminar tráfico, pero también se ve afectada por todas estas leyes descritas anteriormente. Porque desde el momento en que te puedan cerrar un blog sin ninguna garantía jurídica, Internet ya no es una red neutra.

La Neutralidad declarada por los estados es esencial para que los emprendedores de Internet tengan una seguridad jurídica y técnica de que su negocio va a poder crecer según la demanda y que no va a ser cerrado de la noche a la mañana.

En mi opinión todas estas iniciativas son lobos con piel de cordero. Mientras que tienen posiblemente una sana intención, los métodos para conseguirlo son dudosos, sin garantías y muy proclives al abuso futuro. Crearía una Internet no de dos velocidades o dos clases, sino de tres, cuatro o veinte clases, las que hagan falta. Una Internet con el visto bueno del Gobierno y otra clandestina. A mi esto me suena también como el gran firewall de China o Corea del Norte, el gran cortafuegos de las dictaduras represivas que todos rechazamos. Si rechazamos que en China o Corea del Norte una persona busque “democracia” en un buscador y no obtenga ningún resultado ¿no lo vamos a rechazar para nosotros?

Más Referencias:

  • Libro de Lawrence Lessig, “Republic, Lost” sobre como el dinero corrompe al congreso. Lawrence Lessig es profesor en Harvard y creador de las Creative Commons
  • Lawrence Lessig

3 thoughts on ““Legislación” que viene: SOPA, PIPA, ACTA, COICA

  1. Un artículo muy completo y creo que bien razonado.

    El asunto es tan complejo como nuestro mundo, donde ya no se pueden dominar a los pueblos mediante una violencia física o psíquica declarada, sino mediante la negación al acceso a la información o la intoxicación informativa o desinformación.

    Para ello, a gobiernos que pasan por democráticos en las democracias de todo el mundo (los hay, por supuesto, mejores y peores en este aspecto), no les queda otro remedio que controlar el ámbito donde, hoy día, existe mayor libertad (bien es verdad que muchas veces se usa para delinquir y muy gravemente como es el caso de la pornografía infantil y otros).

  2. Me pasa mi mujer un comentario que encontró en “Madrid recicla” acerca de los derechos de autor. Quede claro que soy de los que se descargan música y películas, pero de música no hay peligro porque sólo me interesa la música con bastantes años, especialmente de jazz, y de las películas, cuido que nunca sean de las que tienen pocos años desde su estreno comercial. Con eso actúo con lo que usted parece defender y con lo que a mí me parece justo; me indigna quienes cuelgan películas que todavía están en los cines; cosas como esas son las que dan pie y argumento a la persecución de que son objeto quienes ponen películas en la red o se las descargan.

  3. Sí Mulliner no puedo estar más de acuerdo. Veo su actitud como muy sana. Es decir ¿porqué deberían las distribuidoras negarnos el acceso a miles de obras de gran valor por el mero hecho de que ya no sean rentables? Tenemos derecho a disfrutarlas y si las han descatalogado te las copiará un amigo y si no las tiene ningún amigo te las bajarás.
    Yo también creo que este sano modelo del p2p, el de compartir y aumentar el nivel cultural de la población, ha dado lugar al abuso de que se bajan películas que todavía no han agotado su ciclo comercial, es más ni lo han comenzado, y eso sí creo que genera daño. Si se pudiera hacer que después de un tiempo razonable (después de la explotación en cines y videoclubs) estuvieran disponibles para descarga entonces sería perfecto. Un saludo y gracias por el comentario.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *