Excesivos poderes y permisos para aplicaciones Android

Ésto era lo que me pedía -poder hacer- ahora mismo una aplicación de chat usando la conexión de Internet, que iba a instalar en mi HTC con Android:

  • Tu información personal: escribir datos de contacto, leer los datos de contacto.
  • Servicios por los que tienes que pagar: enviar mensajes SMS, llamar directamente a números de teléfono.
  • Tu ubicación: precisar la ubicación (GPS), ubicación común (basada en red).
  • Tus mensajes: recibir SMS.
  • Comunicación de red: acceso íntegro a Internet.
  • Tus cuentas: actuar como autenticador de cuentas, administrar lista de cuentas, utilizar las credenciales de autenticación de una cuenta.
  • Almacenamiento: modificar/borrar contenido de la tarjeta SD.
  • Controles de hardware: grabar sonido.
  • Llamadas de teléfono: leer la identidad y el estado del teléfono.
  • Herramientas del sistema: escribir ajustes de sincronización, impedir que el teléfono entre en modo de suspensión, leer archivos del registro del sistema, modificar los ajustes globales del sistema, recuperar aplicaciones en ejecución.

Y esos sólo eran los que el sistema consideraba peligrosos.

Y le dije que que si quería también mi dirección, número de cuenta, número de tarjeta de crédito, fotocopia del DNI y talla de gayumbos y que para eso mejor me decía donde estaba y le enviaba mi teléfono directamente.

Cuidado con los troyanos encubiertos, estamos obteniendo unos supuestos beneficios a cambio de que una aplicación pueda tomar el práctico control del móvil.

9 thoughts on “Excesivos poderes y permisos para aplicaciones Android

  1. Coño, pues hay kilos y kilos de personas usando eso. Cuando mi proyecto de nuevo terminal llegue a buen puerto, bien me preocuparé de no instalarlo. Totá, pa desí cuatro chalauras.

  2. Acierto y gallifante: es el whatsapp. Me prometió el oro y el moro y en principio está muy bien la aplicación, pero ¡vieho! yo no se lo que pretende hacer por el underground mientras no me entero.

  3. Digo y es solo un ejemplo de los muchos que hay que solicitan muchos más permisos de los que “necesitan oficialmente”. Hay que andarse con cuidado.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *